fbpx

Cómo dejar de sentirte frustrada/o

Cómo dejar de sentirte frustrada/o
21 noviembre, 2018 Rodrigo
dejar-sentirme-frustrado

La frustración es una emoción desagradable, asociada a no conseguir lo que deseamos. Nos puede llevar a experimentar tristeza, aburrimiento, inquietud o culpa. Si no se hace nada para cambiar, nos puede arrastrar a un estado de abatimiento y depresión. Hay estrategias para dejar de sentirte frustrado/a.

Lo peor de sentirte frustrado/a es que las emociones y los pensamientos destructivos, se suceden como en una bola de nieve. Dando como resultado, una tensión emocional que acabamos repartiendo entre las personas que tenemos cerca.

Efectos de sentirse frustrado

Es muy fácil que castiguemos a otros o nos castiguemos a nosotros, para liberar parte de esa tensión que genera la frustración. Entonces, nos podemos sentir culpables, añadiendo más sufrimiento a nuestra vida.

También podemos llegar a obsesionarnos con conseguir algo, de una forma poco inteligente. Perseguir nuestros sueños es estupendo, pero obsesionarnos con ellos, no tanto.

Otro efecto es el de aislarnos de los demás. Recluirnos y alimentar emociones como la desesperanza, desilusión, rencor, amargura o impotencia. Esto nos hundirá más en un estado destructivo.

Puede convertirse en una prisión, que nos impida disfrutar de la vida y de los demás. La frustración, nos priva de la sensación de libertad que necesitamos para sentirnos capaces de vivir como deseamos.

Cómo superar la frustración

1. Haz algo que te distraiga

El ser humano está hecho para ser libre, es dinámico, creativo y activo por naturaleza. Toda forma de estancamiento, bloqueo y parálisis, nos hace sufrir en mayor o menor grado.

Salir del estado de frustración es más fácil cuando haces algo que te active y que disfrutes.

Los expertos recomiendan incorporar a la jornada, un rato de actividad  que distraiga la atención, como puede ser:

  • Haciendo deporte.
  • Paseando.
  • Visitando museos.
  • Tomando algo con amigos.
  • Jugando con el perro.
  • Practicando alguna afición.

¿Te vas a pasar el día de fiesta? No, se trata de darte un respiro y colocarte en una situación mental más apropiada para hacerte cargo de tus emociones.

Distraer tu mente de lo que motiva la frustración, te permite equilibrar tus niveles hormonales. Tu cuerpo cambia con el suministro de cortisona, serotonina, dopamina y otras substancias que lo relajan y preparan para el disfrute.

El cuerpo y la mente se transforman, haciendo más fácil la toma de decisiones que te lleven a encontrar la forma de dejar de sentirte frustrado.

Según Enrique Rojas, en el aburrimiento puedes encontrar el impulso que necesitas para movilizarte. Aunque sea por no soportar más el tedio y la desgana.

2. Ajusta tu nivel de tolerancia

Analiza si la frustración se debe a un motivo externo a ti como un atasco de tráfico, la situación económica nacional, la actitud de alguien.

O la origina un factor interno, como tu comportamiento, tu forma de pensar, tu estado emocional.

Acepta lo que no puedes cambiar. Tu capacidad de acción llega hasta un límite y más allá, no tienes poder. Si haces lo que consideras correcto, hasta donde puedes, valora eso y no pongas tu atención en aquello que no tienes manera de cambiar.

Si por el contrario, te sientes frustrado/a por algo tuyo, puedes cambiar muchas cosas. Podrá costarte más o menos, pero tienes mucha posibilidad de transformar lo que genera tu frustración.

3. Valora lo que has logrado ya

Ten presente aquellas cosas que has conseguido en tu vida. Puedes hacer una lista de todo lo que hiciste antes. Es muy fácil perder de vista nuestras hazañas y logros. Sin embargo, tenerlas a mano nos sube el ánimo y hace ver las cosas de forma menos pesimista.

¿Hay escrito en algún sitio que tengas que vivir en la frustración continuamente?

Por supuesto que puedes negarte a aceptar la frustración como tu estado normal.

4. Revisa tus expectativas

Pon tu atención en el proceso más que en el resultado. Nos educan para mirar sólo el resultado, de forma que si no conseguimos lo que esperamos u otros esperan de nosotros, nos sentimos unos fracasados e incapaces.

En realidad, el proceso, el camino, el tiempo que invertimos en trabajar por lo que deseamos, es la fuente de nuestra satisfacción personal. Por supuesto que el resultado nos hace felices. Pero ¿te has dado cuenta de que cuando consigues algo, después quieres otra cosa?

Si pones tu atención en el proceso, disfrutas más y tus expectativas respecto a lo que conseguirás, no tendrán tanto peso.

5. Exígete lo que es justo

Procura tener cuidado con lo que te exiges y con lo que exiges a otros. El afán de perfeccionismo puede llevarte directamente a sentirte frustrado/a.  Esfuérzate por pedirte y pedir lo que es justo, sin pasarte ni quedarte corto/a.

6. Alimenta una Actitud Mental Positiva

Lo que te dices sobre ti y sobre los demás, va a condicionar tu forma de actuar contigo y con otras personas. Una actitud mental creativa, puede sacarte de cualquier problema.

Por el contrario, una actitud mental destructiva, te hundirá más en la amargura.

La frustración va a hacerte pensar cosas desagradables sobre ti y sobre el mundo. Enlazarás un pensamiento negativo con otro, en una cadena infinita. Tus pensamientos te hacen sentir triste, enfadado/a, incapaz, impotente, desanimado/a, desilusionado/a…

Tu cuerpo está tenso y preparado para atacar, o agotado como para desaparecer en el rincón más oscuro.

Tú no eres tu estado emocional ni físico. Eres mucho más y tienes muchas capacidades que la frustración no te deja ver.

Para crear una actitud mental más creativa, busca un recuerdo de felicidad. Piensa en un momento en el que fueras feliz. Escucha música que eleve tu estado anímico. Ve una película que te inspire o te haga reír.

Mantén ese pensamiento hasta que tu cuerpo cambie. Notarás que tus músculos se relajan y sientes ganas de hacer cosas. Alimenta ese pensamiento y las emociones agradables asociadas a él, todo el tiempo que desees.

Tenlo como un salvavidas en los momentos en los que la frustración aparezca.

Con el tiempo, serás más optimista y tus pensamientos serán más creativos. Así, te darás el apoyo que necesitas.

7. Busca qué emociones están bajo la frustración

Cuando te sientes así, es por algo concreto que no funciona como tú deseas. Es posible que pienses que es por tu situación en el trabajo, pero puede haber motivos ocultos de los que no te apetece ocuparte.

¿Qué es lo que realmente te frustra? Todas las estrategias anteriores no sirven de nada, si no actúas de forma coherente con la emoción que se esconde bajo la frustración.

Si evitas un conflicto, deberás encontrar la forma de ser valiente.

Si quieres aprender a gestionar eficazmente tu miedo, este curso es para ti

Cuando tu pareja no es lo que esperabas, deberás hablar con ella de lo que te ocurre o dejarla.

Quizás tu relación con tu familia te entristece, deberás hacer algo para solucionarlo.

Si no te estás haciendo cargo de emociones que te has ocultado, es el momento de ocuparte de ellas.

Si hay alguna emoción bloqueada, de la que no te estás haciendo cargo, lo normal es que sientas frustración.

¿Por qué no hacerlo ahora que te late el corazón? Un día dejará de hacerlo y no podrás actuar.

Opt In Image
5 CLAVES PRÁCTICAS PARA AUMENTAR TU CONFIANZA Y SEGURIDAD

Tus datos nunca serán compartidos y podrás darte de baja cuando desees.

2 Comentarios

  1. Ingris rangel 5 meses hace

    Hola soy ingris un mujer de 34 años tengo 3 niños me case muy joven y siento que no he echo nafa por mi e intento salir economicamente pero no se me dan las cosas y en la parte senrimental ni se difa me siento terriblee que puedo hacer grasias

  2. Autor
    Rodrigo 5 meses hace

    Hola Ingris. Muchas gracias por comentar tu situación.

    Entiendo perfectamente cómo puedes sentirte, y lo aplastante que resulta esa sensación de no haber hecho nada.
    Lo bueno es que en la frustración, se puede encontrar un gran impulso para cambiar lo que nos impide ser felices. Es como estar sumergida en el agua, llegar al fondo e impulsarte de nuevo a la superficie.

    Parece que tienes motivos para sentirte abatida e imagino que bastante agotada. Y seguramente pocas cosas que te hagan sentir realmente feliz y satisfecha.

    Te recomendaría ir poco a poco.
    1- Empieza por ver lo que sí has hecho. Como darle la oportunidad de vivir a tres personas, educarlas de la mejor manera que has creído, apostar por una pareja en la que en su momento creíste, ser fiel a tus sentimientos y guiarte por ellos, etcétera. Dedica tiempo todos los días a pensar en este tipo de cosas, y sentir alegría por haberlas logrado hacer.
    2- Sin dejar de cumplir con tus responsabilidades, exige sin ser agresiva, momentos para tí misma. Para descansar, leer, pasear, estar en silencio, hacer algo que te guste, estudiar, o lo que sea que te haga sentir que aprovechas tu tiempo.
    3- Si sientes que tu familia (hijos, pareja o demás familiares) abusan de ti, de tu tiempo y tus habilidades, permítete sentirte enfadada. Desde el enfado pero sin violencia, defiende tu tiempo y tu espacio. No eres una esclava al servicio de nadie. Recuérdalo.
    4- Ten claro qué quieres hacer en la vida. Qué quieres lograr para tí. Además de ser madre y pareja, qué deseas para tí.
    5- Cuando lo tengas claro, decide qué pasos dar que te lleven a conseguirlo.

    Es una tarea que puedes conseguir. Hace falta paciencia, tiempo, confianza y apoyo. Te animo a que uses tu frustración para impulsarte y salir de esa situación. Sentirte frustrada es incómodo y desagradable, pero es útil para transformar algo que ya no funciona.

    Mucho ánimo y ve contándome cómo vas.

    Un abrazo grande.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.